REFLEXIONES FEMINISTAS

Blog

Las partes que me habitan

Texto producido durante el módulo Feminismo y Escritura Autobiográfica | Por Nelly E. Tobón

“Yo te hablo con mis propias palabras,

liminares de todos mis libros,

esencias de todas mis ideas,

mis propias palabras,

mis letras,

de mi lengua cerebral,

de mi mano verbal.”

Nelly E. Tobón, a mis 22 años.

Las partes que me habitan son tantas que parezco una caja de Pandora pero, no llena de demonios y pesadillas, sino llena de magia y luz. Entre todas estas partes que soy, hay una poeta, una mujer que le gustan las palabras, que le gusta escribir y leer, leer mucho; y a esta parte de mi le gusta muchísimo hablar del amor, del espíritu y de la luna.

Otra de las partes que me habitan es una mujer nocturna, una observadora, una mujer reflexiva que piensa mucho, que se preocupa mucho porque siente todo porque todo le duele y todo le alegra. También hay una parte rota y dolida que aún no comprende del todo su historia y que se deja llevar por el dolor y la necesidad de ser aceptada y amada, esta parte es muy especial porque he identificado que tiene mucho poder, es autoritaria y es capaz de meterle la zancadilla a todas las otras partes, es capaz de ocultarlas para que nadie las vea y le gusta agradar a los demás y no molestar, le gusta volver invisible toda la existencia de las demás partes.

Hay otra parte de mí que es etérea y tan suave como respirar, es mi parte más sabia, es mi ser Bruja que, a veces, sin yo misma darme cuenta arregla todo con su magia y sabiduría, es la parte que me conecta con mi Diosa. Ella aparece siempre en el momento en que más la necesito y es muy buena amiga de mi parte sexual y salvaje, que es la parte de mí que es libre; ser sabia y salvaje al mismo tiempo.

Y, por último, hay una parte que por mucho tiempo no supe cómo nombrarla, pero siempre ha estado en mí, es una fuerza indómita y poderosa, es tan potente que es capaz de unir todas las otras partes en una misma, es la quinta esencia de mi ser, como imán con un magnetismo que me eleva y me lleva a alcanzar la claridad, la visión precisa y el entendimiento y comprensión de mi ser, de mis historias y de mi caminar por la munda, la Madre Tierra.

Durante mucho tiempo esta parte de mí no tuvo nombre, simplemente era la parte de mí que nadie quería y que nadie comprendía, en mi juventud la llame rebeldía, en mi soltería la llame fuerza interior, y ahora en mi vida adulta es la parte que me sostiene en mi día a día, el elemento que amalgama todo mi existir y que me muestra un futuro lleno de esperanza, y ahora por fin sé que esa parte que me habita es mi ser FEMINISTA.

#SomosLuna

También te puede interesar

Anotaciones feministas sobre Poor Things

Anotaciones feministas sobre Poor Things

Esta es una opinión subjetiva y feminista sobre Pobres Criaturas, el último largometraje del cineasta griego Yorgos Lanthimos. Escrito por Carime Esquiliano Sllim. La historia sigue de cerca a...

Las reivindicaciones del afrofeminismo

Las reivindicaciones del afrofeminismo

Desde hace algunos años ha habido una discusión entre las feministas en torno a si el “feminismo” es uno o son “los feminismos”. Después de mucho darle vueltas y reuniendo argumentos de ambos lados...

Feminismo Filosófico de raíz ilustrada

Feminismo Filosófico de raíz ilustrada

Feminismo Filosófico de raíz ilustrada Este tercer módulo del Programa de Formación Feminista "Feminismo Filosófico de raíz ilustrada"  nos acompañó Marta Madruga, doctora en Filosofía,...